La Actual Historia sobre Las Oraciones De Santa Brigida que los expertos no quieren que usted conozca

2018-12-28

Contenido

las oraciones de santa brigida

La agonía de María viendo a Jesús tolerando en la cruz; para darnos vida a nosotros. María continuó al pie de la cruz y oyó a su Hijo prometerle el cielo a un ladrón y perdonar a Sus contrincantes. Con inmenso amor mira María a Jesús, y Jesús mira a su Madre; sus ojos se encuentran, y cada corazón vierte en el otro su dolor. El alma de María queda anegada en amargura, en la amargura de Jesucristo. ¡Oh Jesús, Oh esplendor de la eternidad!

las      oraciones de santa brigida

Los libros que contenían estas oraciones y promesas habían sido aprobados por un elevado número de prelados, entre los que se encontraba Su Eminencia, el Cardenal Giraud de Cambria, en 1845 y el Arzobispo de Florián de Toulose, en 1863. La compilación de pequeños libros, en los cuales estaban estas oraciones, recibió la bendición del Papa Pío IX, el 31 de mayo de 1862.

Oraciones De Santa Brígida A Las Cinco Llagas De Cristo

Lea mas sobre control de obras aqui.

Acuérdate de que por causa nuestra fuiste sumergido en un abismo de penas, sufriendo mal desde la planta de tus pies hasta la cima de la cabeza. En cuenta a la enormidad de tus llagas, enséñame a guardar, por puro amor a ti, todos tus mandamientos, pues el sendero de tu ley divina es extenso y agradable para esos que te aman. ¡Oh Jesús, dulzura de los corazones y deleite del espíritu! Por el vinagre y la hiel amarga que probaste en la Cruz, por amor a nosotros, oye nuestros ruegos. Concédenos la gracia de recibir dignamente tu sacratísimo Cuerpo y Sangre preciosísima durante nuestra vida, y asimismo a la hora de la muerte, para servir de remedio y consuelo a nuestras ánimas. Te suplico, oh mi Salvador, por la espada de dolor que entonces traspasó el alma de tu Muy santa Madre, que poseas compasión de mí.

La Puerta Santa 2. Las Peregrinaciones. 3. Las Indulgencias.

las oraciones de santa brigida

Quiero expresarte mi gratitud y alegría por tu amabilidad y amor hacia quienes te buscamos como mensajera ante el Padre, Gloriosa Santa Brígida de Suecia, ruega a fin de que mediante tu mediación, el buen Dios ponga su mirada sobre mi ser, conceda lo que pido en esta oración y me devuelva la promesa perdida y la alegría que el planeta me ha negado. Venerada Santa Brígida de Suecia, abogada nuestra, asisto el día de hoy a tu santa intercesión en tanto que a través de tus méritos logrados en la tierra y el día de hoy en el cielo, el Padre oye tus ruegos por todos nosotros, transporta pronto el mensaje de esta oración humilde y franca al Creador a fin de que este se digne concederme material y espiritualmente lo que deseo conseguir. Las visiones de Santa Brígida eran revelaciones que Dios le encargaba a fin de que llevase mensajes a curas y hasta al sumo pontífice a fin de que se cumplieran los designios del señor Dios, del mismo modo emprendió duras peregrinaciones hacia las tierras sagradas siguiendo la intención de Dios y aferrándose a la oración. Santa Brígida es una santa católica cristiana natural de Suecia en el seno de una familia de buena situación popular, ya que su padre era el gobernador de la provincia de Uplandia. Enorme gloria os sea dada, mi Señor Jesucristo, por el hecho de que humildemente padecisteis por que los judíos extendieran con cuerdas vuestras honorables manos y pies, y con clavos de hierro los sujetaran en el madero de la cruz, os llamaran asimismo traidor, y poniendo sobre vuestra cabeza un rótulo para denigraros, se burlasen de vos de muchas formas y con sus nefandas expresiones.

Lea mas sobre lafisicayquimica.com aqui.

Séaos dado eterno honor y gloria, oh Señora mía Virgen María, por el hecho de que cuando fue voluntad de Dios sacaros del destierro de este mundo, y honrar vuestra alma eternamente en su reino, se dignó entonces anunciároslo por su ángel, y quiso que vuestro venerable cuerpo ahora cadáver fuera con toda reverencia puesto en el sepulcro por sus Apóstoles. De tu costado perforado por un soldado con la lanza, ha brotado sangre y agua, hasta no quedar en tu cuerpo gota alguna. Finalmente, como un haz de mirra, elevado a lo prominente de la Cruz, la muy fina y delicada carne tuya fue destrozada; la substancia de tu cuerpo fue marchitada; y disecada la medula de tus huesos.

Por esta amarga Pasión, y por la efusión de Vuestra preciosa Sangre, Os suplico, Oh muy, muy dulce Jesús, que recibáis mi alma, cuando yo esté tolerando en la agonía de mi muerte. Acordaos de la tristeza aguda que habéis sentido al contemplar con anticipación, las ánimas que debían condenarse. A la luz de Vuestra Divinidad, habéis atisbado la predestinación de esos que se salvarían, a través de los méritos de Vuestra Sagrada Pasión. Simultáneamente habéis contemplado tristemente la inmensa multitud de réprobos que serian condenados por sus errores; y Les habéis quejado amargamente de esos agobiados, perdidos y desgraciados pecadores. Vos abarcáis todo; y todo es sostenido bajo Vuestra amorosa potestad. Acordaos del dolor muy amargo que sufristeis cuando los judíos, con gruesos clavos cuadrados, golpe a golpe clavaron Vuestras Sagradas Manos y Pies a la Cruz. Y no viéndoos en un estado bastante lamentable para satisfacer su furor, agrandaron Vuestras Llagas, añadiendo dolor sobre dolor.

¡Oh Jesús, Espejo de la Verdad, Sello de la Unidad, y Vínculo de la Caridad! Esas Llagas fueron laceradas y enrojecidas, O dulce Jesús, por la efusión de Vuestra adorable Sangre. ¡Oh, qué mal tan enorme y repleto habéis sufrido por amor a nosotros, en Vuestra carne virginal! ¡Oh Jesús, Tiernicidad de los corazones y Deleite del espíritu!

  • Por esta amarga Pasión, y por la Efusión de Tu divina Sangre, te suplicamos oh dulcísimo Jesús, que recibas nuestra alma, en el momento en que estemos tolerando en la agonía de nuestra muerte.
  • ¡Oh Jesús, verídica independencia de la ciudad de los ángeles y paraíso de exquisiteces!
  • Oh Señora mía Virgen María, Madre de todos; sea por siempre y en todo momento alabado Dios Padre, juntamente con el Hijo y con el Espíritu en su incomprensible majestad por ese sacratísimo santuario de todo vuestro cuerpo, en el cual descansó suavísimamente el Hijo de Dios, a quien alaba en los cielos todo el ejército de la ciudad de los ángeles, y toda la Iglesia adora respetuosamente en la tierra.

Lea mas sobre softwarelogisticaydistribucion aqui.

las oraciones de santa brigida

Realiza un comentario