Nuevas preguntas sobre Oracion A San Luis Beltran y sus respuestas y por qué debes leer cada palabra de este informe

2019-09-08

Contenido

oracion a san luis beltran

Esta cualidad llegó a ser tan patente que durante toda su vida recibió siempre consultas de religiosos y seglares, obispos, nobles o personas del pueblo sencillo. Deseó ir a las islas antillanas, consiguió multitud de conversiones, logró varios milagros, y tuvo incontables enemigos, por el hecho de que se enfrentaba a la rapacidad de los encomenderos. En casi siete años convirtió cientos de indios desde Panamá hasta el Golfo de Urabá, en regiones palúdicas y repletas de todo tipo de mosquitos y de alimañas peligrosas. Pero sus más peligrosos enemigos eran algunos colonizadores españoles que cometían todo tipo de injusticias contra los indígenas, y que siendo reprendidos por el santo misionero, le quisieron asesinar. Predicó a tribus sumamente salvajes que varias veces trataron de asesinarlo pero no lo consiguieron.

Lea mas sobre software mantenimiento aqui.

San Luis Bertrán (1526

Los indios relataban que un colono deseó disparar su escopeta contra el misionero y que la escopeta estalló, retorciéndose su cañón y quedando en forma de cruz. Era una imagen candente y severa que admiraba e impresionaba más que seducir. Hijo de un notario de Valencia, más allá de que tenía malísima salud, sus dotes debían ser tan espléndidas que a los veintitrés años era ya profesor de novicios. «Criaba a sus novicios en grande aspereza y penitencia», si bien no más grande que las que usaba consigo. Compatricio mío y viviendo varios años frente a su casa natal de Valencia, España, me siento a escribir con gusto y devoción la biografía de San Luís Beltrán que nació en 1526 en Valencia (España) el l de enero de 1526, de familia rica y muy virtuosa. Su padre, Juan Luis, en el momento en que quedó viudo, deseó hacerse monje del monasterio de Porta-Coeli, cerca de Valencia. Pero cuando estaba llegando al monasterio, se le se dieron a conocer san Vicente Ferrer y san Bruno quienes le dijeron que la intención de Dios no lo deseaba en la Cartuja sino más bien en el mundo.

oracion a san luis beltran

Oyendo a San Luis Bertrán, sustituto de San Vicente Ferrer en tierras de Valencia, apenas era posible sostener el corazón indiferente a la Palabra divina. En las peores adversidades, el procedimiento misionero de San Luis se hacía muy sencilla. En el momento en que todo se ponía en contra, en el momento en que fallaba su salud, en el momento en que ya no podía más, cuando los indios no se transformaban, unas cuantas horas o días de oración y de disciplinas introducían en su miserable acción la acción de Cristo, y todo iba adelante con frutos pasmantes.

oracion a san luis beltran

Se encontraba macilento y demacrado, tanto que tuvo que pasar una larga temporada de absoluto reposo. Pero por año y medio de su vuelta ahora le nombraron prior de San Onofre por votación unánime. Y en sus tres años de priorato aquel beato fraile, prominente y flaco, cojo, algo sordo y de mala vista, «mostró ser bueno no únicamente para la contemplación, mas también para la acción». Con suma caridad, con un celo enérgico por la observancia, con un sentido de la pobreza y de la providencia que para muchos era locura, procuró un irreconocible bienestar material y espiritual a la comunidad. Con todo, la vida de San Luis no estuvo exenta de vacilaciones, y en no pocos casos, estuvo a puntito de ofrecer pasos en falso en temas bastante graves. De este modo por servirnos de un ejemplo, siendo un muchacho, decidió dejar su casa y vivir en forma mendicante, como había leído que hicieron San Alejo y San Roque. Y con la excusa de una peregrinación a Santiago, puso en práctica su plan, no sin escribir con seriedad a sus progenitores una carta, donde, alegando numerosas citas de la sagrada Escritura, trataba de justificar su resolución.

Lea mas sobre aceitesparacuidadodelcabello.com aqui.

El más asiduo y devoto de sus visitantes fue el Patriarca, San Juan de Ribera, tanto que terminó por llevarse al enfermo a su casa arzobispal de Godella. Allí el arzobispo, según cuentan presentes, «le componía la cama, le acomodaba los paños de las llagas que tenía en las piernas y besábalas con profunda humildad y devoción».

  • Dentro de todas y cada una de las clases sociales, Luis Beltrán, es visto como hombre de Dios y alcanza la fama de santidad, sostenía comunicación con Santa Teresa de Jesús y con el Arzobispo de Valencia .

Y no deje tu Divina Majestad, le sobrevenga accidente, corrupción ni daño, dándole salud a fin de que con ella te ayuda y cumpla tu santísima voluntad. te curo y ensalmo y jesuscristo Nuestro Señor Redentor te sane; bendiga y lleve a cabo en todo su divina voluntad. (Esta oración se hace contra todo tipo de maleficios y enfermedades). Pero sus más peligrosos contrincantes eran algunos colonizadores españoles que cometían toda clase de injusticias contra los indígenas, y que siendo reprendidos por el santo misionero, se propusieron eliminarlo. Primero le ofrecieron un vaso de refresco, que contenía un fuerte veneno. Él le dio la bendición al vaso, y este se rompió en muchos trozos.

Lea mas sobre software-transporte aqui.

oracion a san luis beltran

Pero su fuga no fue más allá de Buñol, donde fue alcanzado por un criado de su padre; se encontraba a solo 38 Km de Valencia (hay allí hoy en día una ermita dedicada al santurrón que recuerda esta anécdota de su historia). Asimismo estuvo a puntito de equivocarse cuando, entusiasmado después por la figura de San Francisco de Paula, decidió ingresar en la orden de los mínimos. Nuestro Señor Jesucristo, que no le perdía de vista, le logró comprender por uno de los religiosos mínimos, el venerable padre Ambrosio de Jesús, que no era ése su sendero. En la iglesia católica el día de San Luis Beltrán es el 9 de octubre de de año en año. La oración de San Luis Beltrán es una plegaria hecha al santurrón para la cura de muchas enfermedades, hechicerías, pero muy de manera especial para el llamado mal de ojo, también para los males que son causados por la envidia. El ensalmo es una oración, en ocasiones acompañada de aplicación de remedios tradicionales, a la que se atribuyen poderes mágicos para sanar a los enfermos. No viendo a la indigna persona que refiere tan sacrosantos secretos con tan buena fé, te suplico, Señor, para más honra tuya, y devoción de los presentes, te sirvas por tu piedad y clemencia de sanar y librar de esta herida, llaga o mal, humor, patología.

oracion a san luis beltran

Realiza un comentario