preguntas sobre Las Oraciones De Santa Brigida

2018-12-28

Contenido

las oraciones de santa brigida

Bendito seáis Vos, mi Señor, mi Dios, y queridísimo amante de mi alma, que sois un solo Dios en tres personas. Gloria y alabanza os sea dada, mi Señor Jesucristo, que fuisteis enviado por el Padre al cuerpo de una Virgen, quedando, sin embargo, con el Padre siempre en el cielo, y continuando con su divinidad el Padre en vuestra Humanidad sin separarse de Vos en el mundo. Honra y gloria os resulte dada, mi Señor Jesucristo, que habiendo sido concebido por el Espíritu Beato en el vientre de la Virgen, crecisteis corporalmente, y en él con humildad habitasteis hasta el tiempo del parto, y después de vuestra dichosa Natividad os dignasteis ser tocado con las purísimas manos de vuestra Madre, ser envuelto en pañales y reclinado en un pesebre. Bendita seáis Vos, oh Señora mía Virgen María, por el hecho de que toda criatura fiel alaba por causa vuestra a la Muy santa Trinidad, por ser Vos su más digna criatura, que estáis muy dispuesta a lograr perdón a las infelices almas, y sois letrada y fidelísima intercesora de todos los pecadores. Alabado, pues, sea Dios, supremo Emperador y Señor, que les crió para tan enorme honra, para haceros Emperatriz y Señora, que por siempre ha de reinar con él en el reino de los cielos eternamente por los siglos de los siglos. Regocijaos, dignísima Señora mía Virgen María, por el hecho de que merecisteis ver de qué manera después de su Ascensión transmitió de súbito vuestro Hijo a sus Apóstoles y discípulos el Espíritu Beato de que antes les había llenado toda, y también ilustró estupendamente sus corazones, incrementando en ellos el furor del amor de Dios y la integridad de la fe católica.

las      oraciones de santa brigida

Por este Gran Sacrificio y por las angustias y tormentos que padeciste antes de morir, te suplicamos, oh buen Jesús, que poseas clemencia de nosotros en la hora de nuestra muerte, cuando nuestra cabeza esté formidablemente desequilibrada; y nuestra alma sumergida en inquietudes y angustias. Que no temamos nada, que te tengamos a Ti junto a nosotros y en nuestro ser. ¡Oh eterna tiernicidad para los que te amamos! ¡Oh gozo supremo que sobrepasa todo gozo y deseo! ¡Oh salvación y esperanza nuestra!

El Católico Y La Palabrade Dios (Primera Parte)

Lea mas sobre software transportes aqui.

las      oraciones de santa brigida

Oh Señora mía Virgen prudentísima, sean alabados eternamente nuestros sacratísimos pies, sobre todas y cada una de las raíces que den continuo fruto; sean, ya que, benditos nuestros pies, que llevaban encerrado en vuestro cuerpo al Hijo de Dios, glorioso y muy dulce fruto, quedando además incorrupto vuestro cuerpo, y continuando siempre ilesa vuestra virginidad. ¡Qué sinceramente marchaban nuestros sacratísimos pies! Cada paso que dábais gustaba al Rey del cielo, y era de alegría y júbilo para toda la corte celestial. La AnunciaciónBendita seáis Vos, Señora Mía Virgen María, cuyas cejas con los párpados sobrepasan a los rayos solares en el esplendor de claridad. Benditos sean nuestros modestísimos ojos, oh Señora mía Virgen María, que nada querían de las cosas transitorias que veían en este planeta, pues cuantas veces levantabais vuestros ojos, su vista sobrepasaba delante de toda la corte celestial a la claridad de las estrellas. Señor mío Jesucristo, veneren y humildemente honren todas las criaturas del cielo y de la tierra vuestras rodillas con vuestras corvas y canillas sobre todos aquellos que doblando las rodillas delante de sus señores y profesores, les detallan honor y reverencia; pues Vos, Señor de todos, doblabais con mucha humildad vuestras rodillas delante de vuestros discípulos. Señor mío Jesucristo, a quien con razón llaman todos guía, pues llevasteis en nuestros sagrados hombros y cuello la pesada carga de la cruz, antes que con tu poder violentarais las puertas del infierno y llevaseis al cielo las ánimas de los seleccionados; por consiguiente, a vuestro bendito cuello y hombros, que sostuvieron esa carga, dese honra y gloria eternamente sin fin.

Un Corazón Que Gusta A Dios Transformación

las oraciones de santa brigida

7.- Cualquiera que haya vivido en estado de pecado mortal por 30 años, pero si recita o tiene la intención de recitar estas frases devotamente, Yo, el Señor le perdonaré todos sus pecados. (Esos porfiados que no desean confesarse, después van prácticamente corriendo al sacramento del perdón de los pecados ante un sacerdote). Los que leyesen esta oración van a ser premiados. Igualmente se premiará a los que la escuchasen siendo leída o si la llevaran en su persona. A todas estas ánimas se les asegura que no van a morir repentinamente; ni se ahogarán; ni van a ser damnificados por el veneno. No caerán a cargo de sus enemigos; ni serán consumidos en ningún incendio; ni aun derrotados en la batalla.

las      oraciones de santa brigida

Lea mas sobre estilodevidavegano.com aqui.

Y esta misma devoción se extendió a toda la Iglesia por medio del Papa Pío VII en 1817. La fiesta de la semana de Pasión nos recuerda singularmente la participación de la Virgen María en el sacrificio de Cristo, representada con los 7 dolores de la Virgen. Órale solo a Dios a través de su hijo Jesucristo. En memoria de esta gran clemencia que tuviste, que realmente bien pudiste lanzar a todo el que mundo malvado a los abismos infernales con un solo acto de tu vigorosa intención, por aquella tan enorme clemencia que superó a tu justicia divina, concédenos una contrición impecable y la remisión total de nuestros pecados, desde el primero hasta el último, y que nunca volvamos a ofenderte. En 1862, el Papa Pio IX declaró vericidad divina a estas plegarias. Conoce ahora las quince oraciones de Santa Brígida. El alma puede seleccionar a otras tres personas para que Jesús les brinde un estado de gracia.

Lea mas sobre software-transporte aqui.

Las cookies se tienen la posibilidad de emplear para recaudar y guardar datos del usuario mientras está conectado para facilitarle los servicios pedidos y que a veces no se acostumbran a conservar. Las cookies pueden ser propias o de otros. Oh Señora mía Virgen María, Madre de todos; sea por siempre y en todo momento alabado Dios Padre, juntamente con el Hijo y con el Espíritu en su incomprensible majestad por ese sacratísimo santuario de todo tu cuerpo, en el que descansó suavísimamente el Hijo de Dios, a quien alaba en los cielos todo el ejército de los ángeles, y toda la Iglesia adora respetuosamente en la tierra.

  • Recuerda a aquel torrente de sangre que afloró de cada parte de tu Bendito Cuerpo, igual que la uva exprimida en el lagar.
  • Luego, confortándolos con dulzura, les anunciasteis Vuestra próxima Pasión.
  • por algunos minutos pero entonces regresa.

Tus oídos y nariz tupidos estaban de sangre. ¡Hasta tus ojos y boca sangraban! En verdad que todos tus sentidos fueron atrozmente atormentados. ¡Oh deleite diario de nuestro espíritu! Por el sabor tan amargo de aquella hiel y vinagre que te brindaron a probar en lugar de agua, para aplacar tu sed física, te suplicamos que aplaques nuestra sed por tu vivificadora sangre, y nuestra hambre por tu Salvadora Carne, en este momento y siempre y en todo momento, y que no nos falte en la hora de nuestra muerte. Por este gesto de amor por nosotros, te rogamos, oh preso de nuestro amor, que inflames nuestros corazones con el deseo de tender siempre y en todo momento hacia la perfección en todos nuestros actos, que extingas en nosotros la concupiscencia de la carne y los deseos de placeres mundanos. Por tu sin limites compasión y piedad, y acordándote de tu promesa al buen ladrón arrepentido, al mencionarle que aquel mismo día estaría contigo en el Paraíso, ¡Oh salud y alimento de nuestra alma!

las oraciones de santa brigida

Realiza un comentario